Video con la Historia de Guatemala en Décimas Visualice acá

jueves, 10 de diciembre de 2009

Charla sobre Honduras

La ratificación de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y el Congreso de Honduras que el depuesto presidente, Manuel Zelaya, no puede ser restituido en su cargo si no se somete a los juicios que tiene pendientes, fue el tema de conversación entre Modesto Caballero (La Habana, Cuba) y Roberto Cifuentes (Guatemala de la Asunción). Aquí les dejamos con ese dialogo:

Roberto dice:

Libertad disipó Honduras,
con zapato de castrense
ahora esta con el forense
que no encuentra las honduras.
Eso sí, muchas fisuras…
en un pueblo con vergüenza
hay un pillo sinvergüenza
que a la población oprime.
Él piensa que le comprime,
su libertad y vergüenza.


Modesto añade:

Me detendré un solo instante
a responder tu mensaje
de terrible aprendizaje
de una verdad palpitante.
¿Es la crueldad cabalgante
la regente de estos días?
¿Y dónde la rebeldía
pondrá su voz al destello?
la sangre es lo único bello
que deja la tal cobardía..

Lo humano, la necedad,
lo que es rabia contenida,
lo que limita la vida
hacia el fin de libertad.
¿Dónde sembrar la verdad
para que brote el ensueño?
El hombre y su dulce empeño
de dicha lo ha de llevar
a saber que sin luchar
nunca alcanzará su sueño.

Algún día la razón,
aunque con su paso lento,
pondrá punto y pondrá acento
a tanta desilusión.
A lo justo, su porción
de dignidad impoluta.
Y para el dolor que enluta
a la verdad reprimida,
también tendrá a su medida
morada en oscura gruta.


Roberto responde:

Yo, me detendré un instante
y cavilar el mensaje
de ese porrazo salvaje
de la opresión palpitante.
Va a la muerte Rocinante
cogiendo la rebeldía
del pueblo, de noche y día
hasta que llegue el destello
de aquel amanecer bello
donde no habrá cobardía.


Modesto agregaría:

Yo armaría a Rocinante
con la espada de Zelaya
y lo pondría en la playa
hondureña, desafiante.
Lo volvería caminante,
desafiando los entuertos
de este tiempo, abriendo huertos
por donde el hombre camine
libre, inmenso y disemine
la libertad por sus puertos.


Modesto añade:

Para la libertad tengo
mis brisas, mis firmamentos,
mis ansias, mis sentimientos
y el amor del que provengo.
Tengo más, vergüenza tengo,
tengo la luz del que prende
su hoguera pero no vende
siquiera su oscuridad.
Brindo por la libertad
que aunque mutilada, asciende.

Roberto dice:

Para la libertad tengo,
océano de sufrimientos
o quizás mis pensamientos
que es todo cuanto sostengo.
A la nación, yo prevengo
de llamas sin libertad,
y cantos de oscuridad.
Es la misma cantilena
de políticos en plena
acción de ilegalidad.


De Modesto:

Nunca le importó al tirano
ocultar su tiranía.
por que es tanta su osadía
y desprecio y odio insano,
que ni siquiera un arcano
intento al menos procura.
La ambición es la locura
de su esencia ideológica
(como si fuera biológica)
del gorilete de honduras.


Roberto nuevamente responde:

En ningún tiempo, un tirano
sojuzga un pueblo cien años…
ni con chilqueada de baños,
porque eso seria insano.
Este noble pueblo hermano
rebusca su libertad,
relevando impunidad.
¡Viva, siempre viva Honduras!
Y agítese en las llanuras,
la luz de su libertad.

Modesto Caballero Ramos Vicepresidente Grupo Ala Décimawww.peglez.blogspot.com