Video con la Historia de Guatemala en Décimas Visualice acá

jueves, 24 de julio de 2008

El Duelo

Un duelo muy ingenioso, este Trío Chapín Decimista nos presenta un fruto de su ocio pensante, una reflexión rimada acerca de la risa y la excentricidad del buen humor...

Roberto reta a Lee y a Walter con la décima:

La Risa

Que bueno lo de la risa,
es eso fenomenal,
es decir monumental
pues es mejor ir sin prisa.
No habrá vida sin sonrisa,
la décima es misteriosa
puede ser muy tormentosa,
al final será excelente,
una rima convincente,
de la labor onerosa.


Respuesta de Lee a Roberto

Es saludable la risa
mucho mejor que el enojo
y cuando guiñas un ojo
con suavidad y sin prisa
al tiempo de una sonrisa,
te da garbo y elegancia,
cierta alcurnia y petulancia
que se siente tan lejana
como reina soberana
que se esfuma en la distancia.
Respuesta de Walter a Roberto y Lee:

Hablando de lo gracioso
la risa es cosa muy buena,
más si es por desgracia ajena
se vuelve un horrible gozo.
Pero hasta lo más hermoso
su contracara consigue,
de risa es el llanto el ligue
que nos trae de vuelta al suelo,
La décima sea el pañuelo
que risa con llanto amigue.
Respuesta de Roberto a Walter y Lee

Amigos risa me dan,
esas décimas jocosas
con estrofas salerosas
que entonan en el jordán,
igualmente baila Adán.
Él a las chicas guiñe ojos
y disfruta sin enojos
de las risas soberanas,
sin hurgar si son lejanas,
a estilo SANTA…jo jos.
Respuesta de Lee a Roberto y Walter

Hasta el más duro y temible
de aquellos seres mortales,
sucumben a todos sus males,
cuando retan su invencible
energía inconmovible.
Engaña al más inteligente
pues, no existe precedente
donde falle la sonrisa:
con precisión y sin prisa,
y con risa indiferente
Respuesta de Walter a Lee y Roberto

El antiguo testamento
y hasta el mismo “Santa Clós”
encontraron una voz
en los versos de Roberto.
El Doctor con buen acierto
mucha risa nos receta,
una dosis muy completa
que al mal humor elimina.
La risa, gran vitamina,
es mejor que cualquier dieta…
Para concluir el doctor Lee

Si nos leyera Quevedo
Forzando versos de visa
se mataría de prisa
descifrando nuestro enredo
en imaginario ruedo.
Neófitos escritores,
incipientes trovadores,
pretenciosos decimistas,
fracasados arribistas…
¡pobres diablos perdedores!



.