Video con la Historia de Guatemala en Décimas Visualice acá

jueves, 5 de febrero de 2009

Un poco de historia de la poesía en décimas en Guatemala

¡Cuánta verdad encierran los versos de La Eterna Tragedia!, del poeta Humberto Porta Mencos. Desde el primer capítulo, se nota un marcado cambio en el lenguaje poético de Porta Mencos; pero también se encuentra el grito desesperante de un hombre que sufría la ausencia de los verdaderos valores de una nación. Aquí les dejamos con cinco décimas del capítulo XIV de La Eterna Tragedia.

(1) -Mi historia-, dijo otra dama

luego de haber escuchado

el pasaje relatado,

del mundo intrincado drama

es, y cuya larga trama

ofrece gran interés.

De mi fortuna un revés

ha sido, yo así creo,

y oídla, que es mi deseo

relatárosla bien: pues.

(2) Llegó a mi pueblo natal

para el caso engalanado,

un ilustre hombre de Estado:

entre el clamor general,

la autoridad principal

toda le fue a recibir,

sin dejar de concurrir

ni el más humilde habitante,

porque era orden terminante

verle pasar y aplaudir.

(3) Por la tarde organizaron

un acto cual nunca visto;

todo se hallaba previsto,

y las escuelas cantaron

himnos, luego desfilaron

por las calles principales

bajo arcos ornamentales;

y en seguida las carrozas

con damas rubias y hermosas

disfrazadas de vestales.

(4) Por la noche se le dio

un regio baile de gala,

que en mi pueblo se señala

como otro jamás se vió.

La sociedad concurrió

y esa noche, ¡oh noche aquélla!

tal vez por mi mala estrella

el ilustre hombre de Estado,

dejo estar enamorado

de mí, por se la más bella.

(5) Al verme así cortejada

y oír las frases de amor

de tan gallardo señor

esa noche inolvidada,

¡No sé cómo, trastornada

por él presto me sentí…

y entonces fuera de mí

al darme un beso en la frente

y luego otra más ardiente,

en sus brazos me rendí!